La Estética Dental y El Valor de una Sonrisa…

Muchos se pueden preguntar ¿Cuál es la importancia de una sonrisa saludable?  Más importante aún, ¿Cuál es la importancia de una sonrisa armoniosa?

Todo se enfoca en lo hermoso, desde la naturaleza (flores, plantas, árboles, montañas, animales), hasta lo artificial (Páginas de internet, carros, ropa, arquitectura, arte, música)… En fín, todo lo que hacemos y consumimos tiene que ver con algo que nos atrae.  Y aunque lo que nos atrae puede variar entre todos, algo tienen en común todas estas cosas:  Vamos a llamarlo  “Armonía Estética“.

El impacto de esta armonía estetica en el comportamiento humano desde la infancia hasta la adultez ha sido confirmada en varias publicaciones, entre estas:

  • Los bebés se fijan por más tiempo a caras atractivas que a otras.
  • Maestros tienen preferencia por niños/as que son mas placenteros
  • Dando abilidades similares, aquellos más atractivos son vistos a obtener mejores notas
  • Imbalances en auto-estima llevan a un detrimento en salud con repercusiones al nivel biológico
  • Existe un enlace entre la productividad de un negocio y la belleza física de sus empleados.

Solo uno de cada dos adultos esta satisfecho con su sonrisa, y para la mayoría de ellos, un cambio o mejora en su apariencia física se relaciona con los dientes.  Una sonrisa saludable expresa confianza y seguridad.

La sonrisa es el portal de nuestro cuerpo.  Es lo primero que se ve al levantarnos, es lo primero que enseñamos al conocer a alguien, y es en lo primero que nos fijamos en los demás.  Es por esto que una sonrisa saludable y armoniosa es esencial para un auto-estima alto y una vida saludable.

El Valor de una Sonrisa
Una Sonrisa no cuesta nada, pero otorga mucho.

Enriquece al que recibe, sin enpobrecer al que otorga.

Su memoria dura para siempre, y solo toma un momento.

Nadie es tan rico o poderoso que pueda vivir sin ella, y nadie es tan pobre que no pueda enriquecerse por ella.

La sonrisa crea felicidad en el hogar,  promueve buena voluntad en negocios, y es el endoso de la amistad.

Le trae reposo al agotado, aclamo al desalentado, un rayo de sol al entristecido, y el el mejor antídoto para los problemas.

Sin embargo, no puede ser comprada, suplicada, prestada, o robada, pues es algo sin valor a nadie, hasta que se concede.

Hay algunos muy cansados para darte una sonrisa;

Dale una de las tuyas, pues nadie necesita una sonrisa más que aquel que no tiene ninguna para dar.

Frederick William Faber

 

Anuncios

La importancia de la odontología multi-disciplinaria

En estas últimas dos décadas, la odontología ha visto un aumento incomparable en los avances y la tecnología.  Desde radiografías e impresiones digitales, hasta materiales restaurativos en compómeros, aumento en calidad de implantes dentales, cirugías no-invasivas (dentro de lo que se considere invasivo en el habla de dentistas) entre otros. Sigue leyendo

Envejecer es Inevitable, la pérdida de dientes no lo es…

¡Mantener dientes y encías saludables lo ayudará a mantener sus dientes de por vida! Sigue leyendo

Buena Salud Oral = Buena Salud Corporal

Mantener dientes y encías sanas hacen más para el cuerpo que mantener una salud oral saludable. Sigue leyendo

Salud Oral, Periodoncia y los Planes Médicos

En las oficinas dentales he escuchado quejas sobre lo que cubre y no cubren los planes.  Es un poco frustrante el uno pagar por ciertos servicios para que otros no estén cubiertos.  Desafortunadamente, muchas veces los pacientes se molestan con los doctores cuando un servicio no es cubierto o cuando el tiene que pagar por algo que anteriormente sí fue cubierto. Sigue leyendo

“Fracaso y Recuperación” – Y como aplica a la odontología

Esta entrada no es relacionada a la periodoncia directamente, pero sí es relacionada en cuanto a las decisiones que uno como persona toma.  Ya sea con uno mismo, o como médico, abogado, enfermero, músico, o lo que sea.  Uno de los mejores ensayos que he leído últimamente se titula “Failure and Rescue“, por Atul Gawande para The New Yorker. Recomiendo que lo lean.  Coloqué varios “extractos” traducidos al español para su disfrute.

El punto más importante es que en la vida hay que tomar riesgos.  Pero el no estar preparado para las consecuencias que puedan surgir es lo que traerá problemas.  Lo que ocurre luego de tomar el riesgo es lo que define a uno.  ¿Admites cuando las cosas salen mal? ¿Tomas medidas para corregirlas?

La diferencia entre el triunfo y la derrota no es la disposición de tomar riesgos, sino el dominar la recuperación.

Cuando comienzo una cirugía, o cualquier procedimiento, tengo que estar preparado para cualquier complicación.  Ya sea levantes de seno o regeneración, siempre puede haber complicaciones, y el uno poder sobrepasar esas complicaciones es lo que determina el éxito.

Como el Dr. Gawande muy bien menciona:

Cuando las cosas salen mal, tienden a haber 3 mayores obstáculos para evitar… 3 formas para fracasar en la recuperación:

  1. Escoger el plan inadecuado para resolver la situación
  2. Escoger un plan erróneo
  3. No hacer nada.

Podemos utilizar en ejemplo la cocina.  Si ocurre un incendio de grasa, echarle gasolina solamente empeoraría la cosa.  Soplarle al fuego sería inadecuado; Ignorarlo traería más problemas.  La tragedia del derrame en el Golfo es otro ejemplo.  Estaban todas las señales de que había algo mal, y decidieron ignorarlas.

En cirugía ocurre lo mismo, si se deja una gasa dentro de un paciente, esto traería complicaciones severas.  Ha ocurrido, y hoy día se toman muchísimas medidas de seguridad en las salas de operaciones para evitar este tipo de problemas.

En la odontología esto se tiene que aplicar constantemente, y es la responsabilidad del dentista educar al paciente.  Cuando nos llega un paciente (PACIENTES, NO CLIENTES: Cuidado con el que los mire de esa manera) pidiendo un “cap” o una corona, no es cuestión de preparar el diente, cementarla, y pa’ fuera.  Hay que evaluar la encía, el hueso, los dientes adjacentes y oponentes, la oclusión, entre otros factores.  De la misma manera que si uno construye una casa en terreno fangoso esta se cae; si uno pone una corona en un diente no estable, esta fracasa.  Y a la larga, le cuesta más al paciente, al dentista, al seguro médico.

Como especialistas en la salud, es nuestro deber educar al paciente.  Tanto al paciente que escucha y tiene interés, como al paciente que no le interesa y quiere que se le resuelva todo a la velocidad luz.  A la larga, el responsable es quien toma la decisión, y hay que estar preparados para lo que venga.

De nuevo, el artículo apareció el 4 de junio de 2012 en “The New Yorker”, se los recomiendo.